Las formas de una historia (según Kurt Vonnegut)

Descubrí a Kurt Vonnegut porque me resultaba curioso y simpático en la imagen de fondo que venía en mi Nook. No sabía qué había escrito, no había leído nada de él, no conocía su historia ni su pasión por los viajes en el tiempo.

Como tiene una cara curiosa busqué algún libro suyo… y me atrapó.

Sirva esto como carta de presentación de una persona vital con una historia muy interesante y un grandísimo escritor (leedlo, por favor)

A este hombre, un escritor de referencia en EUA, le rechazaron la tesis en antropología en la Universidad de Chicago sobre las formas de las historias.

En Open Culture está el artículo completo junto con una infografía para enmarcar. La división que hizo de todas las historias es:

  1. Man in a hole
  2. Boy meets girl
  3. From bad to worse
  4. Which way is up?
  5. Creation history
  6. Old Testament
  7. New Testament
  8. Cinderella

Los asquerosos – Santiago Lorenzo

Los asquerosos – Santiago Lorenzo

Me he reído. No sonreír de forma disimulada. Me he reído y esto no me pasaba desde Sin noticias de Gurb. No todo el rato, no sé yo si diría que es un libro de humor, pero la parte de la familia de la Joaqui es un alarde de jocosa mala leche.

A ratos, es como estar en un guion de Azcona, dentro de una película de Jose Luis Cuerda, con esos párrafos alambicados y añejos rematados con alguna expresión cotidiana que viene muy a cuento.

Un alarde que da mucho gustirrinín leer.

Por cierto, en Jot Down tienen una entrevista bien maja con Santiago Lorenzo por si alguien quiere conocer más al autor. No siempre es recomendable ver quién está detrás de un libro que te ha gustado, pero este no es el caso.

En El Mundo, también le entrevistaron y de ahí está sacada esta cita que trato de cumplir a rajatabla (no es sencillo):

Yo tengo claro que en esta vida hay dos cosas que nunca se pueden ni se deben hacer: ni comer todos los días espaguetis con tomate ni acostarte en la cama sin hacer.

Santiago Lorenzo

En tu librería En Amazon

Bajo el árbol

De niño me pasaba la tarde de Reyes limpiando los zapatos. Frotaba y echaba betún hasta que me reflejaba en ellos y, solo entonces, los colocaba bajo el árbol. Inmaculados. Me lo ha recordado mi madre antes de colgarle el teléfono: “Llego tarde mamá, me esperan. Yo también os quiero”. Las luces de la calle iluminan los zapatos que mi mujer ha escogido para la cena. Camino descalzo a su alrededor. Los miro. Quieto. Plantado a dos metros de mis brillantes zapatos. Desenraizado.

Aprende a usar Word (con Microsoft)

Hace bastantes años, me pasaron un documento en MS Word para adaptar la plantilla a un nuevo diseño. Lo que me iba a llevar unos minutos se acabó alargando alguna horita cargada de improperios. La persona que hacía esos documentos (todos los documentos que se publicaban) no utilizaba ni la opción de crear el índice, ni usaba los títulos ni nada por el estilo. Simplemente elegía el color, tipografía y tamaño de los textos, separaba con retornos de carro y el índice lo hacía a mano cuando terminaba el documento. Laborioso.

Microsoft, en su sección de formación, tiene diversos tutoriales para aprender a hacer cosas con Word: desde lo básico hasta temas más avanzados. A veces está bien ir a la fuente ;)

Uno se alegra de resultar útil…

Del asesinato considerado como una de las bellas artes

Uno empieza por permitirse un asesinato, pronto no le dará importancia al robar, del robo pasa a la bebida y a la inobservancia del día del Señor, y se acaba por faltar a la buena educación y por dejar las cosas para el día siguiente.

Del asesinato considerado como una de las bellas artes – Thomas De Quincey

La ciudad del futuro (cercano)

Voy todos los días andando a mi puesto de trabajo. Son apenas 20 minutos y cruzo 3 carreteras con 2 carriles en cada sentido además de otro par de carreteras normales (solo un carril en cada sentido). Vivo en una ciudad pequeña.

Las aceras son estrechas y las comparto con bicicletas y algún patinete… eléctrico, por supuesto (mi más profundo desprecio para la gente que va en patinete eléctrico). Están finalizando la construcción de 2 edificios. No son ni singulares ni bonitos y supongo que serán tan funcionales como todos los demás. Colmenas.

Estos días de calor echo en falta la sombra de algún árbol; no hay apenas y los jardines son pequeñas manchas verdes constreñidas en cemento.

La verdad, no sé si la ciudad del futuro será ecológica, sostenible, conectada, smart o medio bobita, pero no es nada de eso lo que echo en falta ahora mismo. Me gustaría que las ciudades no estuvieran concebidas como carriles para los coches, donde se pudiera ir caminando tranquilamente y donde los edificios no sean monstruosidades encerradas en sí misma con piscina y pistas de pádel en el interior.

Vista la tendencia, la ciudad del futuro será como la del presente, pero peor. Habrá que quererla, o cambiarla.